16 de marzo de 2012

No estuvo en mis planes ser feliz alguna vez, ni mucho menos que mi felicidad dependiera de alguien más, pero jamás se había sentido tan bien existir, tan simple como eso, sin tener que admitir que mi vida carecía de un sentido y lo había hallado de repente.