22 de febrero de 2012

Dulce ironía…
Fuego de noche, Nieve de día