1 de enero de 2012

Si algún día decidieras alejarte nuevamente de aquí, 
cerraría cada puerta para que nunca pudieras salir
Te regalo mis silencios, te regalo mi nariz, 
yo te doy hasta mis huesos pero quédate aquí... 
Porque eres tú mi sol, la fé con que vivo
la potencia de mi voz, los pies con que camino. 
Eres tú, amor, mis ganas de reír
el adiós que no sabré decir porque nunca podré vivir sin ti