31 de enero de 2012

Me duele tanto el silencio por lo mucho que perdí,
¡QUE NO SE QUEDE CALLADO EL QUE QUIERA SER FELÍZ!