26 de diciembre de 2011

Ya no importa cada noche que esperé, cada calle o laberinto que crucé,
porque el cielo ha conspirado en mi favor y en un segundo de rendirme te encontré.
Piel con piel, el corazón se me desarma.
Me haces bien, enciendes luces en mi alma.
Creo en ti y en este amor que me ha vuelto indestructible, que detuvo mi caída libre.
Creo en ti y mi dolor se quedó kilómetros atrás y mis fantasmas hoy por fin están en paz.
El pasado es un mal sueño que acabó, un incendio que en tus brazos se apagó.
Cuando estaba a medio paso de caer, mis silencios se encontraron con tu voz.
Te seguí y reescribiste mi futuro, es aquí mi único lugar seguro ♥