25 de diciembre de 2011

Te necesito, ya ves, odio reconocer que necesito tener tu aliento para estar bien,
que no hay mejor alimento que el que me das con tus besos...