6 de octubre de 2011

Creo que hay momentos en los que te das cuenta de que las cosas se terminan y aunque te den un poco de nostalgia, pena y bronca al mismo tiempo lo mejor es asumirlo.
Supongo que es como cuando terminas de escribir un libro o un guión y pones el punto final.
Pensas en que no queres que se termine, pero tal vez lo mejor está por venir.
De lo vivido últimamente rescato que el que no arriesga no gana; y muchas veces vale la pena sufrir y arriesgar aunque sea solo una milésima de algo lindo
...