30 de julio de 2011


Pero que me quedes tú y me quede tu abrazo
Y el beso que inventas cada día.
Y que me quede aquí después del ocaso
Para siempre tu melancolía.
Porque yo, que dependo de ti
Si me quedas tú me queda la vida