4 de abril de 2011

No quiero desprenderme de ese dolor, porque intuyo que su ausencia será mucho peor