26 de marzo de 2011

Si siempre nos guiamos por las opiniones ajenas, ¿para qué tenemos las propias?