1 de febrero de 2011

No existe la casualidad y lo que nos parece un mero accidente, surge de las más profunda fuente del destino.