22 de enero de 2011

Y
mientras
tanto
el
sol
se
muere
y
no
parece
importarnos...