31 de enero de 2011

Si tan sólo pudiera quedarme dormida
y no volver a despertar...