11 de diciembre de 2010

Yo brindo por aquellas personas que han pasado a mi lado más de lo que esperaría, que me han ayudado en lo bueno, en lo malo y en lo peor, que han reído conmigo en los momentos felices, y que han hecho que llore a causa de mi propia risa. Brindo por aquellos a los que creí perder, pero que después de todo parece que no ha pasado el tiempo; por aquellos que saben más de mí que yo misma, que me entienden sin palabras, que saben lo que pienso y que aun así no les han entrado ganas de salir corriendo. También brindo por aquellos que siempre han estado ahí, a pesar de todo, de las circunstancias, y que me han demostrado que contra viento y marea siempre los tendré a mi lado; por aquellos que hacen que mi día a día sea diferente, que siempre tienen cosas nuevas, que me apoyan, que me hacen recordar buenos momentos y, sobre todo, que me quieren.
Sólo me queda decir, que por 
ayer, por hoy, y por mañana, GRACIAS