17 de octubre de 2010

A veces hay que irse lo más lejos que puedas, para saber cuánto te importa todo lo que has dejado atrás.