21 de octubre de 2010

No se juega con el fuego, pues te quema la confianza.
Ni se tira por el suelo, lo que ahora te hace falta.