21 de octubre de 2010

Elegí que tú fueses la persona que llenase mis días de sonrisas,
elegí que me comieras a besos,
elegí tu voz al otro lado del teléfono,
elegí llorar por tí de vez en cuando,
elegí que no quería otros abrazos que no fuesen tuyos,
elegí que no quería otras manos agarradas a las mías,
elegí nuestro mes del año y nuestro día del mes,
elegí que tú fueras mi locura y mi cordura,
elegí llenar el silencio de la noche con nuestra risa,
elegí el miedo a fallar y los impulsos,
elegí las miradas,
elegí hacerme adicta a tus palabras, a tu voz,
elegí conservar intacto cada momento,
elegí quedarme con tus manías, tus defectos y tus carencias,
elegí tu voz y tu respiración en mi oreja,
elegí muchisimas cosas...

Te elegí, y de eso no me arrepiento.