12 de septiembre de 2010

A veces pienso que el cerebro tiene envidia del corazón.
Y lo maltrata y lo ridiculiza y le niega lo que anhela y lo trata como si fuera un pie o el hígado.
Y en ese enfrentamiento, en esa batalla, siempre pierde el dueño de ambos.