15 de septiembre de 2010

No se puede cambiar de corazón como de sombrero sin haber sufrido primero

No se puede cambiar de corazón como de camisa sin perder la sonrisa