15 de septiembre de 2010

Hay que recordar que la voluntad sirve para empezar a correr, no para terminar