31 de agosto de 2010

Libérate. Grita. Siente y vive. Relájate. Descarga toda esa adrenalina depositada en las venas. Despréndete de las culpas. Olvida los momentos malos. Enciende la felicidad y disfrutá de la vida, que es una sola y es corta.