9 de mayo de 2010

Hay momentos en la vida en que echas tanto de menos a otras personas
que las sacarías de tus sueños para abrazarlas