6 de marzo de 2010

Es tan perfecto que asusta, porque nunca es justa la felicidad.-