14 de febrero de 2010

Como toda señorita, eras bien histeriquita,
eras una ola en el mar.
Siempre cinco para el peso,
Siempre abrazo, nunca un beso
Y ahora ni torta ni pan