10 de enero de 2010


Lo pensé la tarde entera y me pareció imposible que aquella pesadilla se diera, porque aunque el mundo gire la mayoría de tiempo, la lluvia nunca volverá hacia arriba


Hay cosas que no van a pasar nunca