9 de enero de 2010



La soberbia mira desde más arriba y no llora penas ajenas