14 de enero de 2010

Hay veces en las que uno se esconde detrás de una máscara. Esconde lo que verdaderamente siente y piensa. Simula estar feliz y no lo está. Muestra encontrarse bien, y en realidad tiene un gran vacío en su interior.



Hay momentos en los que uno no sabe cómo actuar, qué hacer y qué decir por miedo a lo que puede llegar a venir después. Pero es parte de la vida enfrentar distintos acontecimientos que no en todos los casos son de nuestro agrado. Vivimos constantemente entre la espada y la pared. A cada momento debemos elegir. La vida nos pone a prueba minuto a minuto. Tenemos que ser más astutos que ella y hacerle frente. Arriesgar,caerse y volverse a levantar. Porque de eso se trata,de ir aprendiendo de nuestros errores y tratar de no volver a cometerlos. De ir creciendo poco a poco con la vida y con el entorno en el que vivimos. No es fácil,pero si verdaderamente no los proponemos,podemos lograrlo.