28 de agosto de 2009

Es increíble como una simple palabra puede abarcar tanto, ya sea como emociones o pequeñas experiencias. En este último tiempo he aprendido a valorar de sobremanera cada momento junto a mis amistades y a disfrutar cada sonrisa y risa de mis amigas.Es así como yo me explico el equilibrio perfecto en la amistad.Una persona de un momento a otro puede cambiar y hacer que tu mundo lleno de complejidades se transforme en un viaje lleno de paradas felices. Las amigas dividen los mometos para que no aumente tu dolor, te escuchan cuando a tu parecer das vuelta y solo vez cuatro paredes negras, te aconsejan sin caer en lo hiriente o perverso y por sobre todas las cosas estan ahí pese a todo. Te llenan... te completan...
No es necesario ser iguales para tener una amistad estable pero tampoco es necesario que sean el aceite y el agua juntos. Debe haber un equilibrio que se gana con tiempo. Debe haber actitudes y enseñanzas. Las peleas o discusiones no son símbolos de separación... aquellos que se quieren siempre pueden volver a estar juntos dejando el orgullo y los malos momentos de lado.Puedes tener secretos contigo misma pero no diferentes identidades con ellas, una línea, una cara, muchos defectos, muchas virtudes; al ser tus amigas te aceptan como eres y no como quieres ser.Se va formando un lazo fuerte, dejando comentarios de los demás fuera de los asuntos. Cerrando su círculo y cariño que es intocable.
Lo momentos duros los enfrentan juntas y los momentos felices los disfrutan juntas, se conocen... se sienten. Si me ven parada a su lado, es porque no quiero separame de ustedes.Porque sin ustedes, tendría todo un sabor amargo.Gracias por su compañía y por endulzar mi vida...
La distancia es solo un término que no esta en el vocabulario del corazón...
No lo pienses mas: <>
Miro al cielo y no encuentro un destino, te miro a tí y encuentro todo el mundo.