20 de diciembre de 2008

Y es que empiezo a pensar que el amor verdadero es tan sólo el primero. y es que empiezo a sospechar que los demás son sólo para olvidar... Por eso esperaba con la carita empapada a que llegaras con rosas, con mil rosas para mí, porque ya sabes que me encantan esas cosas que no importa si es muy tonto, soy así. y aún me parece mentira que se escape mi vida imaginando que vuelves a pasarte por aquí, dondé los viernes cada tarde, como siempre, la esperanza dice "quieta, hoy quizás sí..."