11 de diciembre de 2008

Me estiré para alcanzar una porción de la locura
y así traer lo que a vos te es invisible
lo que nunca percibiste, lo que bajo tus narices no entenderías.
Y conoce que la vida no termina donde vos lo ves
ser así no cuesta nada.
Mi viaje sin humildad al corazón de la basura
lo hice por mi, como me sobra reparto
no me guardo el secreto y te convido con palabras las mil maravillas.