1 de noviembre de 2008


Entre tantas cosas que el camino me ha enseñado, no hay pecado más terrible que no haber sentido amor.